sábado, 14 de marzo de 2009

Carrete


Después de mis viajes en enero (el segundo fue tan corto que ni lo conté) y mi "única" salida en febrero, que fue el casorio civil de mi amiga Magda... anoche fui a un carrete.
Un buen amigo de años, desde que entramos a la universidad, había jurado y era un flamante abogado.
Mi amigo es gay, asumido (me carga esa palabra), desde hace ya varios años, pero no era un "carrete gay", ni un "carrete de abogados", que es una soberana lata. Osea, no es que los carretes de abogados sean una lata, yo lo paso chancho, el problema es cuando en el carrete hay gente de sólo una profesión o actividad, porque es monotemático y poco variado y cualquier persona que no sea del "rubro" es pollo en corral ajeno.
Ando tan dispersa que se me olvidó por qué escribía este post... así que bajé a prepararme un café y ahora ya puedo retomarlo.
Al llegar a la casa de mi amigo, siempre me instalo en unos pisos en la cocina y desde ahí hago mi central de operaciones. No estoy en medio de todo el bullicio, sobre todo cuando no conozco a la gente, ya que soy bien tímida, pero tampoco estoy tan aislada, porque siempre hay alguien que llega a buscar hielo/bebida/servilletas/fuego/papitas/ etc... por lo tanto, no me falta con quien conversar.
La cosa es que, aunque no era un carrete puramente gay, yo terminé hablando sólo con ellos... ya que las parejas hétero que habían, se dedicaron más a hacerse arrumacos y conversar entre ellas que a interactuar.... para variar, terminé de "reina madre".
Ese fue un título que me dieron en otro carrete de mi amigo, cuando estaban todos conversando conmigo, contando sus dramas y encontrándome de lo más dije que hay, asi que me apodaron "reina madre" por los consejos, (al final hacían turnos pa contarme "sus vidas"), las risas y la empatía que se dio.
La idea del post era contar lo difícil que es que se hagan espectativas de uno.
Parece una volá, tomando en cuenta la tremenda introducción al tema, pero ahora voy al punto...
Lo que pasa es que entre tanta risa y conversa, después vienen los temas serios... y muchos de los chiquillos me contaban lo difícil que fue asumirse "diferentes", a lo que convencionalmente se espera de normalidad, sexual al menos... ya que es lo más morboso y el morbo atrae.
Muchos de ellos eran asumidos fuera de sus casas, ya que sabía todo el mundo menos sus propias familias... y eso me dio penita, ya que vi que muchos estaban muy solos, al no contar con el apoyo de quienes son o deberían ser sus pilares.
Un chico me contaba que cuando contó en su casa, su papá le dio una paliza tal, lo echaron de la casa, vivió muchas pellejerías y que casi se arrepiente y empieza a buscar polola... Otros me contaban que en sus trabajos tenían que esconder su condición sexual so pena de despidos, ya que habían visto otros casos que terminaron mal... sin embargo en las discos se encontraban con ex jefes o personas de rango mucho mayor que ellos, de otras empresas, del mismo rubro, etc... valor!
Otro me contaba que tuvo que llevar (obligado por su pareja) una doble vida, que terminó por dejarlo al borde del colapso emocional...
De hecho a mi propio amigo, un yunta de la universidad, con el que estudiaron juntos, eran súper amigos, compartía con su familia, etc, cuando le contó, le dio vuelta la espalda y le dijo literalmente que "había muerto para él"... su mejor amigo!!!
Cuando yo supe que mi amigo era gay, no me lo esperaba, pero tampoco me espanté. Sólo le hice saber mi preocupación porque lo quiero demasiado... y me acuerdo que le dije que me dolería demasiado si alguien le hiciera daño a pito de su condición sexual, por que él es una buena persona y un excelente amigo... Me dolió que muchos de mis ex compañeros se burlaran de él, que le dieran la espalda o que lo aislaran, cosa que en elgunos casos sí sucedió. Pero esa es una etapa que todos viven y que aunque es dolorosa los fortalece para ser más tolerantes ellos mismos, más "amables", más humanos...
Y hablamos de la tolerancia, del amor, de las expectativas, de dolor y frustración de los papás, no precisamente porque fueran gays, sino porque típico que se habían hecho de idea de que el hijo se casara, tuviera la familia feliz, con la casa el auto, los niños, el perro y el gato.
Les hablé de mi experiencia, que aunque es distinta, en el fondo es súper parecida, por eso hablaba de las expectativas...
Yo tengo 36 años (adoré a los chicos, ya que en un sondeo rápido, saqué como promedio 28 años)....Bueno, decía que yo tengo 36 años, soltera y sin hijos, con una carrera que no me dió para vivir y una segunda carrera sin terminar aún. También mis padres se hicieron muchas expectativas conmigo que me duelen, pero que de a poco y bien terapeada, estoy aprendiendo a asumir...
Mi papá siempre habló de que cuando me casara, quería invitar a sus amigos a compartir su momento de felicidad porque se les casaría "la niña"; que quería contratar una orquesta porque le cargan los casorios con "música envasada"; que quería llevarme orgulloso al altar y vestida de blanco jua! ... y de cuando en cuando, aparece el tema de los nietos y el marido, la casa, el perro y el gato... Y yo no estoy ni cerca de poder "cumplir" con ello.
Y no porque no quiera, sino porque no se da no más!.
Para que contar de las expectativas que se hacen los demás en tornos a nuestras carreras, que cuánto ganas, a qué te vas a dedicar, si estudiaste algo que "valga la pena" o no, etc etc...
Así nos dimos cuenta que no es tan diferente la historia entre las personas... que cada ser humano lleva su pequeña cruz, a veces no por opción propia, sino porque otros se encargan de hacerse tanta expectativa, que te cargan la mochila emocional de cosas ajenas a ti...
Fue un buen carrete después de todo.. y pensar que para variar, yo no quería ir...
Abrazos a todos...
.


8 comentarios:

Daniel Alberto Silanes Puentes dijo...

Debe ser por nuestra forma de ver el mundo, la educación que recibimos, la curiosidad natural, la eterna costumbre de leerlo todo, y la deformación profesional que nos obliga a tratar con toda clase de partes permanentemente opuestas, que tú, yo y muchos otros, nos convertimos sin quererlo en aduanas de problemas ajenos.

Un abrazo enorme.

Daniel Alberto Silanes Puentes se fue en "la volá"

Laura Virtual dijo...

Negris querida... todos los que somos diferentes pagamos un precio por ello... pero que igual vale la pena, ya que tenemos vidas interesantes, llenas de experiencias y aprendizajes únicos.
TQM
Laura

Negrita dijo...

Dani:
Te fuiste en la volá justa... debe ser por eso que al final termino siendo tan buena "escuchante", dijo la dinorante..

Laura!
Eso sí, de cada persona aprendo algo nuevo y sus experiencias y conversaciones me enseñan algo.
Besitosss

Fedra dijo...

Típico de los hetero, se besuquean en todas partes sin ningún pudor!!!! me cargan!!!!

Marsu dijo...

Todo depende de lo que uno realmente quiere para uno mismo.. Si estamos conectados con lo que somos de verdad, las consecuencias vendrán de afuera como gritos pero sólo rebotarán.
Cariños.

Erik Fernández Farfán dijo...

para la próxima invite ...

saludos

erik

Vane dijo...

Es muy difícil que acepten a los que se creen diferentes, y no lo digo sólo por la sexualidad, a veces estudias por obligación algo que no te gusta, dejas tus sueños a un costado por hacerte cargo de cosas que no te corresponden, y tantas otras cosas que te vas cargando en la mochila hasta que todo empiza a doler mucho.

Claudia Canifru dijo...

¡Tení 36 años! Te veí recontra joven.

Te juiste en la profunda después del carrete, lo que es bueno, porque llevar una doble vida deber ser asqueroso, o tener padres que no acepten tu opción sexual. Y ahora que seré madre, pienso harto en eso. Y no me importará que mi hija sea lesbiana o hetero, lo único que me importa es que sea feliz, en serio.

Un abrazo.